Mi Blog

16. jul., 2016
16. jul., 2016

TUMORES OSEOS EN EL CRECIMIENTO DEL NIÑO

Tanto los tumores óseos como la displasia, han atraído siempre al cirujano ortopédico. La tendencia a la recidiva (Aparición del tumor maligno tras un periodo de ausencia de la enfermedad) de la patología tumoral benigna y la gran agresividad de la patología maligna, nos obliga a conseguir que un diagnostico deba ser lo más precoz posible.

Hoy en día esto es posible gracia a las nuevas técnicas quirúrgicas y a los tratamientos que se aplican tras una operación. Los equipos médicos actuales tratan de unificar criterios, diagnósticos y tratamientos es decir llegar a un punto de confluencia entre los criterios del cirujano, oncólogo, radioterapeuta, etc. Todo ello encaminado a salvar el miembro afectado por la enfermedad.

Para centrarnos un poco, podemos realizar una serie de definiciones:

TUMOR: Masa anormal de tejido con un crecimiento superior al de los tejidos normales y sin ningún tipo de coordinación. Pueden ser benignos (proliferan lentamente y no se produce metástasis), malignos (invaden las áreas locales y se produce metástasis) y bultoma (significa nada de nada) es decir el tumor no presenta ningún tipo de característica ni maligna ni benigna.

ETIOLOGIA CRECIMIENTO: La mayor parte de los tumores óseos malignos, aparecen lo 10 y 20 años de vida y que es cuando se produce el crecimiento de huesos más rápido. Esto permite evidenciar que el crecimiento se encuentra relacionado con la oncogénesis (Proceso que inicia y facilita el desarrollo de una neoplasia mediante la acción de agentes biológicos, químicos o físicos). La oncogénesis se localiza en cromosomas específicos y casi siempre durante la embriogénesis aunque se expresión puede ser alterada por la radiación, los carcinógenos químicos o por otros factores.

Procesos que consideramos precancerosos: Irradiaciones prolongadas, infarto óseo, Paget, infección crónica, lesiones de cartílago y factores hereditarios entre otros.

DISTROFIA Y DISPLASIA: La primera se presenta como un trastorno congénito en la estructura o función de un órgano por haberse alterado su nutrición (Agenesia, hipertrofia, metaplasia). El segundo LA DISPLASIA se produce cuando el trastorno es debido a una alteración del desarrollo. lo que provoca un desconocimiento de la naturaleza de las lesiones en la mayor parte de los casos.

En cuanto a la incidencia de este tipo de tumores, podemos decir que se presenta en 1 de cada 600 niños antes de los 15 años. Estos tumores óseos conforman aproximadamente el 5 % de los casos. La incidencia de tumores óseos malignos en niños con edades inferiores a los 15 años es de 5 por millón.

DONDE SE SUELEN LOCALIZAR: Área de tumefacción (inflamación localizada). Aumento de la temperatura local: diagnóstico diferencial osteomielitis. Aumento de la masa de tejido blando. Compromiso neuro vascular. Dilatación de las venas superficiales.

DIAGNOSTICO, PRUEBAS COMPLEMENTARAIAS A REALIZAR.

RADIOGRAFIAS: Si tenemos algún tipo de sospecha, la radiografía es la prueba principal en sus dos proyecciones AP Y LAT. Con ellas localizamos, la lesión, la delimitamos entre zona sana y afectada, las características del tumor, el nivel óseo en los huesos largos (epífisis, metafases, etc.)

Las localizaciones típicas serian: La epífisis, zona epifiso-metafisaria, diáfisis, metáfisis, cuerpos vertebrales y la pelvis.

Estudios complementarios que podemos realizar una vez descubierto el tumor utilizado los distintos medios a nuestro alcance como: G. Grafía Ósea, Angiografías, Tac-Resonancia Magnética, Estudios de laboratorio, Analítica, etc…

TRATAMIENTO:

Para los tumores óseos benignos, lo normal es que se extirpen y se les realice un biopsia inmediatamente. Dependiendo del tipo de tumoración, de su tamaño y de la edad del paciente, se procera de una forma u otra.

Para los tumores óseos malignos, Es necesario el empleo de un equipo multidisciplinar para colaborar en el tratamiento ya que habrá que realizar quimioterapia antes y después de la cirugía, radioterapia, extirpación del tumor tratando de conservar el miembro afectado, etc. Siempre teniendo en cuenta que la seguridad de la extirpación ósea es la adecuada

 

LINFOMA NO HODGKIN

 EXTRACCIÓN DE MEDULA ÓSEA PARA ANALISIS

 

Fuentes:

https://diccionario.medciclopedia.com/o/oncogenesis/